Grupo AromaQuest busca distribuidor/importador

“AromaQuest busca distribuidor/importador que cubra el mercado de limpieza institucional para España de sus sistemas de Microdifusión de Fragancias Continua.

Estos sistemas están diseñados para mantener en el ambiente una fragancia continua y estable utilizando la nueva tecnología de Microdifusión Continua en espacios que van desde 20 a 2.500 metros cuadrados.

Para mayor información de nuestros sistemas favor visitar la página www.aromaquest.com.  Contactar a Juan Carlos De Sedas a jdesedas@aromaquest.com.  Aroma Quest Systems, LLC., 3325 NW 70th Ave., Miami, FL 33122, USA.

 

EL ÉXITO DE LA DIFERENCIACIÓN

Los asiáticos (principalmente los chinos) han decidido producir todo lo que hasta ahora producíamos nosotros y lo hacen a mitad de precio. ¿Cómo creen que han de reaccionar nuestras empresas? ¿Rebajando salarios para reducir costes? La solución es hacer cosas nuevas, o hacer cosas antiguas de manera nueva. Las empresas de alimentación, los establecimientos de confección, las tiendas de ropa, las empresas de limpieza y en general los proveedores de servicios, y hasta los fabricantes de muebles, han de innovar. Han de idear formas de hacer las cosas diferentes o con métodos diferentes y estas ideas no vienen solo de la universidad.

 

¿Qué tienen en común?

Vemos con frecuencia que algunas empresas tienen una idea equivocada de que es la innovación. Pero, ¿qué es exactamente la innovación? Antes de dar la respuesta dejad que os pregunte que creéis que tienen en común, Zara, McDonald’s, Ikea, Cirque du Soleil, Starbucks o El Bulli.

Lo primero que claramente tienen en común estas empresas es que representan grandes ideas empresariales, ideas que han generado centenares de miles de puestos de trabajo y miles de millones de ingresos y beneficios para sus creadores.

Lo segundo es que todas estas ideas han tenido éxito en sectores claramente tradicionales. De hecho sectores algunos muy antiguos, hace 40 mil años que el hombre invento la aguja y realizó la primera pieza de ropa. Pues bien, 40 mil años después Amancio Ortega innova en el sector de la confección.

En las casas primitivas del neolítico ya tenían lo que podrían ser considerados muebles. Pues cinco mil años después de aquellos muebles primitivos, Ingvar Kamprad innova en el sector de los muebles con Ikea.

Los romanos ya tenían circos, a pesar de ello dos mil años después Guy Laliberté innova en este sector milenario creando el innovador Cirque du Soleil. Parece que los etíopes bebían café en el siglo IX de nuestra era. Once siglos después los creadores de Starbucks innovan en el sector del café, y si habláramos de cocina, hace un millón de años que los Homínidos utilizaban el fuego para cocer alimentos. Un millón de años después Ray Crock y Ferran Adrià innovan en el sector de alimentación con el McDonald’s y el Bulli respectivamente.

El hecho de que estas grandes ideas empresariales hayan surgido en sectores tradicionales no es un hecho menor. Demuestra que, a diferencia de lo que piensa mucha gente, no solo pasa y no solo ha de pasar por los sectores reconocidos como “punta”, como la biotecnología, la informática, la robótica, o las telecomunicaciones. La innovación ha de tener lugar en todos los sectores de la economía por más tradicionales que sean, esta es la lección que muchos empresarios harían bien de aprender. Si se quiere destacar hay que hacer las cosas de forma distinta que los demás.

Una segunda característica común y aún más importante, es que ninguna de estas brillantes ideas empresariales no se concibieron con el objetivo de conseguir una patente. Ninguna de ellas es fruto de la investigación formal (I+D). De hecho ninguno de los innovadores que crearon estas empresas eran científicos o investigadores, ni llevaban bata blanca, ni disponían de laboratorios. Amancio Ortega (Zara) era un trabajador que vendía camisas. Ingvar Kamprad (Ikea) era un estudiante de 17 años. Guy Laliberté era un malabarista que hacia sus malabares delante de coches en los semáforos de Montreal. Jerry Baldwin, Zef Siegl i Gordon Bowker (Starbucks) eran un profesor de inglés, un maestro de historia y un poeta. Ray Crock (McDonald’s) era un vendedor de máquinas de hacer batidos, y Ferran Adrià llevaba platos en un pequeño hotel de Castelldefels. Todo lo antes descrito demuestra, que si queremos tener éxito en nuestras empresas, hemos de hacer las cosas de forma distinta de los demás.

Hogar Tintorero, especialistas en suministros para tintorería y lavancería

La firma Hogar Tintorero disponemos de todo lo necesario para la actividad de tintorería y lavandería.

Con clientes en todo el territorio español y portugués, la empresa aporta el know profesional para asesorar a todos sus clientes. Su oferta incluye productos, artículos, accesorios, así como maquinaria y recambios.

Hogar Tintorero está especializada en implantar sistemas de Wet Cleaning Profesional, Intense (HC), Green Earth e Hidrocarburos.

Para más información puede visitar la web de la empresa www.hogartintorero.com o contactar a través del (+34) 935 752 220, whatsapp (+34) 686 377 674 o través del email:

hogar@hogartintorero.com

Estamos a su disposición para hacer más rentable y más sencillo su quehacer diario.

 

RIESGOS DEL APARATO LOCOMOTOR ASOCIADOS A LA LIMPIEZA

La exposición repetida de diversos movimientos, como pueden ser entre otros escurrir la fregona, puede provocar enfermedades profesionales del aparato locomotor. Estas enfermedades se encuentran entre las más extendidas en el sector de la limpieza y generan grandes costes, tanto a las empresas como al conjunto de la sociedad.

Según la encuesta de la población activa del 2015, las afecciones locomotoras profesionales son actualmente las más frecuentes y la primera causa de absentismo laboral en las empresas de limpieza. Representan en torno al 60% de las enfermedades profesionales del sector, y el 60% de las ausencias por enfermedad y de incapacidad laboral permanente.

Los riesgos ergonómicos son por naturaleza complejos y multidimensionales. En este caso se dan en el lugar de trabajo y son causa directa de enfermedades o también pueden empeorar enfermedades ya existentes. También hay que tener en cuenta afectaciones diversas por diferencias de sexo, edad, y estilos de vida.

Estas categorías de riesgo están actualmente cubiertas por varias directivas de la UE, así como por la directiva marco. Otras directivas de la UE tienen un impacto indirecto en la prevención de los trastornos osteomusculares profesionales. Entre las iniciativas de carácter no legislativo figuran las campañas de sensibilización 2017/2021 de la agencia europea para la seguridad y la salud en el trabajo.

Prohibición del ácido perfluorooctanoico

A partir del año 2020, el ácido perfluorooctanoico (PFOA) estará prohibido en la UE. El sector está buscando alternativas y proponiendo requisitos de aprobación para otros ftalatos y para etoxilatos de alquilfenol.

También se está insistiendo en que esta prohibición sea flexible y se apliquen restricciones del uso en vez de prohibiciones. El ácido perfluorooctanoico y sus sales se han incluido en los anexos del reglamento REACH.

Detergentes, sin fosfatos

La definitiva prohibición para comercializar detergentes que incluyan fosfatos entre sus ingredientes entró en vigor el pasado 1 de enero. Una medida que se llevaba 12 años solicitando activamente y que va a suponer una significativa mejora de la salud de nuestros afluentes.

Y es que los fosfatos, empleados para contrarrestar la dureza del agua y aumentar la eficacia del detergente, tienen efectos muy perjudiciales sobre la flora y la fauna. Básicamente porque una vez en el río también funcionan como fertilizantes de las algas, multiplicando su proliferación y agotando de este modo el oxígeno del agua, lo que pone en riesgo la vida del resto del ecosistema: peces, cangrejos, invertebrados… y los animales que se alimentan de ellos.

Es cierto que una depuración eficaz de las aguas residuales habría atenuado estos efectos no deseados, pero hoy por hoy gran parte de las depuradoras no tienen capacidad para eliminar los fosfatos; y casi la mitad de los municipios de menos de 2.000 habitantes ni siquiera tienen depuradora.

Lavanderías industriales, un servicio con compromiso

A menudo, el sector industrial o terciario, en el que se incluyen centros industriales, hospitalarios, hoteles o restauración colectiva, entre otros, externalizan servicios como la lavandería industrial. Estos necesitan poder confiar esta tarea en una gran empresa capaz de solucionar sus necesidades de limpieza, de forma eficaz y eficiente.

Las empresas especializadas en tratar prendas industriales tienen la responsabilidad de ofrecer un servicio de calidad, ya que de ello dependerá la valoración del cliente o usuario final. Además de la calidad, deben demostrar la capacidad de mantener una alta productividad para conseguir la satisfacción de los clientes. Pero también entran en juego otros valores como la personalización, que jugará un papel importante en la diferenciación de la empresa que ofrece un servicio de lavandería industrial.

El valor de la especialización

Grupo CANT está especializado en el tratamiento de prendas industriales, como uniformes corporativos, batas, uniformes, ropa de hostelería y hospitales, alfombras o cortinas, entre otros. Son prendas que requieren tratamientos de limpieza específicos, según los requisitos del lugar donde se utilicen, el tipo de ropa y otros factores.

El grupo inició su actividad el año 1963, ofreciendo servicios de limpieza, pero su crecimiento está ligado a la incorporación de grandes cuentas a su cartera de clientes, como centros hospitalarios de gran envergadura.

Después de 50 años en el sector, se puede decir que la empresa cuenta con una vasta experiencia. Su evolución está ligada a la diversificación de servicios y a la inversión en I+D, para ofrecer soluciones rentables e innovadoras.

Actualmente, atiende a más de 550 clientes a través de una plantilla de 700 profesionales cualificados, con una facturación que ronda los 12,5 millones anuales. El objetivo de empresas como el Grupo CANT es liberar a sus clientes de la gestión ajena, de modo que puedan poner toda la atención en su actividad principal.

Grupo CANT dispone de una importante infraestructura distribuida en 4 ubicaciones, con ello se consigue ofrecer un servicio más rápido y cercano al cliente, con la máxima garantía; concretamente, las instalaciones de lavandería se hallan en Terrassa, cuya ampliación ha sido inaugurada recientemente.

El servicio de lavandería

El servicio de lavandería comprende la recogida y entrega de prendas en el centro cliente -con lo que este se ahorra el transporte-, el lavado, el secado, el planchado, el doblado y la clasificación de cada prenda.

El Grupo CANT dispone de una amplia superficie, lo que facilita destinar parte de esta al almacenamiento de las prendas; esto es una gran ventaja para los clientes, porque pueden ahorrarse este espacio. El sistema es personalizado, controla y registra el número de lavados al que se somete cada una de las prendas, lo que permite valorar el estado, la amortización y la vida útil de cada una de ellas. También se tienen en cuenta las características de cada prenda (color y tejido) así como el grado de suciedad, para ajustar el tipo de programa, de modo que sea respetuoso con las fibras. Pero Grupo CANT no se queda aquí, ofrece una amplia gama de servicios añadidos que se detallan a continuación:

  • Lavado y planchado de batas y uniformes de trabajo.
  • Renting de uniformes de trabajo.
  • Lavado y planchado de sábanas y ropa de hoteles, residencias, clínicas y hospitales.
  • Lavado y renting de alfombras y mopas.
  • Lavado y planchado de cortinas.
  • Lavado y planchado de mantelería para restauración.

¿Por qué el renting de vestuario laboral o alfombras? Existen casos de empresas que no pueden correr con el gasto de hacer una inversión inicial en vestuario. Es aquí donde podemos hablar de matices y valor añadido en el servicio que ofrecen determinadas empresas, como en este caso el Grupo CANT.

Como comentábamos al inicio de este artículo, el objetivo es facilitar el día a día de las empresas clientes, que no se tengan que preocupar, por ejemplo, de si las prendas están listas para emprender una nueva jornada o, bien, si hace falta reparar o substituir una prenda.

Grupo CANT supervisa el estado de todos los artículos, asegurando que todos salen en perfecto estado de las instalaciones. Este tipo de detalles son los que conducen el servicio a la excelencia.

La diferencia está en la personalización

Cuando un cliente confía en el servicio ofrecido por una gran empresa, sin lugar a dudas basa sus expectativas en la calidad. Pero la capacidad de la empresa para ofrecer un servicio personalizado va a reforzar el vínculo de confianza que el cliente deposita en el proveedor. En el caso de la lavandería más todavía, pues estamos hablando de un tipo de prendas que son la imagen corporativa del cliente o usuarios de ese servicio de hostelería u hospital, por ejemplo. Se trata de primera impresión, pero también de higiene y seguridad. Esto implica tratar las prendas con el máximo cuidado, protegerlas. Con esto también se consigue reducir la velocidad de rotación de las prendas y alargar su vida útil.

Además, se promueve la sostenibilidad y se contribuye a reducir gastos por reemplazo. Con ánimo de reforzar este punto, Grupo CANT también ofrece un servicio de costura para mantener en perfecto estado las prendas, ya sea cosiendo botones, arreglando cremalleras, remendando roturas o lo que se considere necesario.

Contar con instalaciones propias facilita el servicio personalizado, como sucede en Grupo CANT. Además, la empresa aplica un sistema de identificación de prendas desde el inicio del contrato del servicio a petición del cliente, con lo que los empleados saben que siempre van a disponer de la misma prenda, importante en el caso de los uniformes. Este sistema también permite hacer un seguimiento de la trazabilidad. Durante todo el proceso se registra el volumen de ropa tratada por cliente, a quien se le presenta el correspondiente registro en el momento de la entrega. Tener en cuenta las frecuencias y requisitos del cliente final facilita la planificación, con lo que se optimizan los servicios y ambas partes salen ganando.

Legislación sobre los productos químicos de limpieza y desinfección (higienización)

Todo ello con una actitud responsable y de cumplimiento con lo establecido en la misma, previniendo de los efectos adversos, incluidos para personal, usuarios y paciente, en los centros hospitalarios ‘seguridad del paciente’, junto con las medidas de Prevención de Riesgos Laborales y la protección y preservación del medio ambiente.

Se encuentran legisladas dos normativas que afectan a los productos de limpieza/desinfección, uno de ellos es el RPB, Reglamento (UE) nº 528/2012, sobre desinfectantes y, el otro, el reglamento CE 1907/2006 REACH, sobre productos químicos.

¿Qué es el reglamento sobre productos biocidas? 

El Reglamento (UE) nº 528/2012, RPB, Reglamento sobre Productos Biocidas, regula la comercialización y el uso de biocidas que se utilizan para proteger a las personas y a los animales, así como materiales o artículos contra organismos nocivos, como plagas o bacterias, gracias a la acción de las sustancias activas que contienen dichos biocidas. Este reglamento pretende mejorar el funcionamiento del mercado de biocidas en la UE, garantizando un alto nivel de protección para las personas y el medio ambiente.

Desde el 1 de septiembre de 2013, entra en vigor, quedando derogada la Directiva 98/8/CE (relativa a la comercialización de biocidas).

Todos los biocidas requieren una autorización para poder comercializarlos y las sustancias activas que contienen esos biocidas deben estar aprobadas con anterioridad. Existen, sin embargo, ciertas excepciones a este principio. Por ejemplo, las sustancias activas incluidas en el programa de revisión y los biocidas que las contienen se pueden comercializar a la espera de la decisión definitiva sobre la aprobación. También se pueden comercializar biocidas con autorizaciones provisionales para nuevas sustancias activas aún sujetas a evaluación.

El Reglamento de Biocidas tiene por objeto armonizar el mercado en el ámbito de la Unión Europea, simplificar la aprobación de sustancias activas y la autorización de biocidas e introducir plazos para que los Estados miembros lleven a cabo sus evaluaciones, se formen una opinión y tomen las decisiones correspondientes. También fomenta la reducción del número de ensayos con animales haciendo obligatoria la puesta en común de datos y promoviendo el uso de métodos de ensayo alternativos.

La industria alimentaria apuesta por el ozono

La industria alimentaria ha apostado por el ozono para mejorar su productividad en técnicas de higiene, también para garantizar su seguridad alimentaria y la sostenibilidad en sus procesos.

A la vez que las técnicas de desinfección con ozono tanto gas como ozono en agua (agua ozonizada), permiten la mejora de los estándares de limpieza y desinfección en profundidad, los procesos basados en el ozono garantizan también un efecto biocida de alto nivel, en concentraciones adecuadas, sin aportar biofilms a las superficies lo que hasta ahora constituía una de las grandes preocupaciones que dificultaba la consecución de procesos garantizados de higiene.

A lo antes descrito hay que añadir un mayor control microbiano y los ahorros derivados tanto del coste de obtener el agua caliente que se utilizaba para la desinfección térmica, como los ahorros derivados del menor uso de detergentes y desinfectantes.

Otro de los avances en la desinfección de la industria alimentaria lo constituye el agua activada electroquímicamente (agua ionizada), que a la vez de eliminar las suciedades, higieniza casi a nivel de esterilización sin aportar biofilms a las superficies.

Algunas industrias alimentarias que vienen utilizando tanto el ozono gas como el agua ozonizada (ozono en agua) y el agua activada electroquímicamente (agua ionizada), han instalado sensores para monitorear los niveles de higiene, lo que permite detectar cualquier problema de higiene en la producción y garantizar una producción segura.

Hasta ahora las empresas alimentarias invertían mucho tiempo y recursos para la limpieza e higienización y soportaban costes que las nuevas tecnologías permiten reducir considerablemente.

Son múltiples los ahorros, si bien quizá lo que más aprecien es el ahorro energético, ya que los sistemas actuales permiten trabajar con agua fría.

La barrera sanitaria indispensable para garantizar la eliminación de las superbacterias

La lavandería no deja de constituir uno de los factores de riesgo para la transmisión de infecciones y los recientes estudios han demostrado que la transmisión de las superbacterias está condicionada a la higiene, por lo que las barreras sanitarias constituyen la mejor defensa.

Distintos institutos de microbiología en colaboración con ITEL ha determinado las distintas contaminaciones que se producen en lavandería y la diferencia importante que se producen en aquellas que disponen de barrera sanitaria. Los controles de biocontaminación determinan la aplicación de la misma.

La barrera sanitaria significa no solo una barrera física entre una zona sucia o una zona limpia, sino también la instalación de un sistema de depresión de aire que este funcione de limpio a sucio. También se ha de tener en cuenta en este tipo de lavanderías que la zona sucia, o sea, la que es susceptible de que en ella se manipulen textiles contaminados, debe disponer de un sistema de desinfección aeróbica (higiene ambiental) que garantice unas condiciones optimas de operación.

Los revestimientos de la zona sucia deben ser de fácil higienización.

Existe la opinión generalizada de que la barrera sanitaria es solo necesaria para el lavado en hospitales, clínicas, y similares. También es indispensable para el lavado de textiles y seguridad laboral en centros médicos, industria farmacéutica e industria alimentaria.

Los programas de lavado deben diseñarse de manera que en el último enjuague incorpore, ya sea, un suavizante bactericida o directamente un producto bactericida que garantice la higiene, no solo en el proceso de detergencia en el lavado sino también hasta el momento del uso de estos textiles o uniformes laborales.

También el estudio detecta que son muchos los hospitales, centros médicos, residencias, industrias farmacéuticas e industrias alimentarias que incumplen la normativa y permiten que sus empleados laven los uniformes laborales en sus propios domicilios sin que estos sean tratados en lavanderías que incorporen barreras sanitarias.